BIENVENIDO AL MUNDO DE LOS SUEёOS, DE LAS HISTORIAS QUE NACEN DE LA VIDA COTIDIANA, LA SOLEDAD Y LA FANTASÍA

26 noviembre, 2005

OLVIDO


Muy molesta estaba mi esposa porque olvidé nuestro aniversario de matrimonio, olvido que me significó una costosa negociación para obtener su perdón (los próximos tres meses deberé llevarle desayuno a la cama, sacar a pasear al perro por las noches y por supuesto desagraviarla con una salida a cenar y un correspondiente paseo por sus tiendas favoritas).

Sin embargo eso no es lo que más me preocupa, al recordar que olvidé mi aniversario, también recordé que un día antes de mi aniversario, es, o mejor dicho fue el cumpleaños de mi secretaria, y también lo olvidé (ella me ha asistido con dedicación los últimos nueve años, tiempo en el que nunca olvidé saludarla).
Al pensar en mi secretaria, recordé sus palabras en un tono, distante, diciéndome: -Encima le dejo el informe para enviar a la gerencia-, recién ahí, recordé que también eso olvidé.
Creo que son demasiados olvidos en tan poco tiempo, circunstancia que me ha llevado a pensar que algo no anda bien.

A propósito, leí en algún artículo, en alguna revista que no recuerdo, que el memorizar datos, en contradicción con la creencia de nuestros padres, si ocupa espacio. En el artículo se señalaba que es conveniente usar agendas, a fin de dejar espacio en el cerebro para memorizar datos de mayor relevancia. Es evidente que en algún momento olvidé ese consejo también.
Por otra parte, en algún momento escuché, no recuerdo si fue en un programa de radio o televisión, que con los años se produce un deterioro de las funciones cerebrales, lo que empieza a manifestarse con la pérdida de la memoria, especialmente de fechas importantes, cumpleaños, aniversarios y otras, aunque el especialista decía, que es posible también, que esto se deba a factores de motivación.

Mi duda en este momento es: Estaré perdiendo la motivación por el trabajo, por saludar a mi secretaria y por celebrar mi aniversario de matrimonio o será quizás que los años y el exceso de trabajo me están pasando la cuenta; no lo sé, aunque tiendo a pensar que se trata de un tema de espacio para almacenar datos en el cerebro, ya que al tener que memorizar y recordar tantos hoyos en el pavimento de mi ciudad, cada día al conducir el automóvil desde mi casa al trabajo y viceversa, debo estar saturando la memoria.

1 Comments:

Blogger Gris said...

hola.... hace unos años fuiste a la Universidad Austral a dar una charla...no me olvido de tu tesis sobre la desagregacion que hacemos del trabajo y el placer o algo parecido (jejeje), también me acuerdo de un punto muy cuerdo sobre involucrar a los niños en las decisiones económicas de la casa...que bueno encontrar tu blog...seguiré leyendo, sobre todo el de educacion fisica, ya que por ahí va mi interés en estos días...

lun. nov. 28, 05:34:00 p. m. 2005  

Publicar un comentario

<< Home