BIENVENIDO AL MUNDO DE LOS SUEёOS, DE LAS HISTORIAS QUE NACEN DE LA VIDA COTIDIANA, LA SOLEDAD Y LA FANTASÍA

01 marzo, 2006

LOS BUHONEROS DE CARACAS

Saliendo del Metro en la estación Capitolio, en pleno centro de Caracas, sentí que naufragaba en un mar de vendedores ambulantes (buhoneros), mi sorpresa ante todo, se debió a que de ambulantes sólo tienen el nombre, ya que están sumamente establecidos en la calle. Aunque a diferencia del comercio establecido, no pagan impuestos y venden sus artículos a un precio por debajo, hasta en un cincuenta por ciento respecto de éste.
No se trata de unas pocas personas, con sus mercancías en pequeños trozos de tela, ubicadas en el suelo, las que toman de las cuatro puntas y recogen cuando aparece la policía, sino de miles de personas, con mesones, sillas y estanterías, algunas de ellas, “colgadas” del tendido eléctrico, que según me cuentan, proliferan como los hongos en un organismo vivo. Imagínense un limón que queda olvidado, y cuando lo encuentran tiene una parte blanqueada por los hongos, le quitan con un cuchillo la parte “mala” y piensan: mañana lo uso en mi almuerzo. Al día siguiente lo buscan, está más de la mitad con hongos y terminan botándolo.
Afortunadamente el cuerpo humano, al contraer hongos, el síntoma, generalmente picazón, nos lleva a visitar al médico, éste nos receta una pomada, que termina con los hongos.
En el caso del limón, el problema es que no existen médicos limones, que se dediquen a recuperar la parte invadida por los hongos. Hablando de Caracas, la labor de médico le correspondería a las autoridades, que dicho sea de paso, son parte de un gobierno, que ha hecho hasta ahora, más de lo que ningún gobierno anterior hizo por mejorar la situación de la gente, especialmente en la labor de terminar con la gran inequidad que ha azotado a los pueblos latinoamericanos durante su historia, sin embargo, dichas autoridades, no han podido terminar con el problema. ¿La razón? muchas, sin embargo una importante, los Buhoneros han apoyado al presidente Chávez, durante toda su permanencia en el cargo.
Es como si los hongos fueran amigos del médico.
Entonces cuando aparece la policía, nadie se inmuta, y los policías también compran allí, lo que es natural ya que venden muy barato.
Me cuentan que en ocasiones se ha hecho el intento por llevar a los vendedores a recintos especiales, para que ofrezcan allí sus mercancías, y enseguida aparecen otros instalados en el centro.
Como dice el refrán: “Donde fueras, haz lo que vieras”, así, compré un excelente CD, por la módica suma de un dólar, cooperando con la existencia de vendedores ambulantes, no sin antes lamentar que al igual como “los árboles no dejan ver el bosque”, ellos no dejan ver el Centro.

1 Comments:

Blogger nika said...

"Como turismo inventó el abismo, la desilusión. Tocó el diamante y lo volvió carbón y al atorrante lo sembró en la administración..."

Silvio Rodríguez

jue. mar. 02, 01:32:00 p. m. 2006  

Publicar un comentario

<< Home