BIENVENIDO AL MUNDO DE LOS SUEёOS, DE LAS HISTORIAS QUE NACEN DE LA VIDA COTIDIANA, LA SOLEDAD Y LA FANTASÍA

30 enero, 2006

PREPOSICIONES

Cuando una amiga me corrigió un escrito, lo primero que hizo fue explicarme que estéticamente debía suprimir los “peros”. La primera sensación ante cualquier sugerencia, especialmente si la experiencia escribiendo es corta, es rechazo a las críticas. aun así, al poco tiempo, su sugerencia comenzó a hacerme sentido, en principio por estética y luego, porque habitualmente después de un “pero” viene una retractación, como dicen los políticos, borrar con la manga lo que se escribe con la mano.
Por eso, paulatinamente los fui eliminando, y conforme desaparecían, mis textos se empezaron a poblar de “sin embargos”.
En un principio éstos fueron muy bienvenidos, no obstante, a medida que se multiplicaban, me empezaron a molestar, en parte por la cantidad y en parte por la longitud; aunque debo reconocer que la expresión "sin embargo" al contener la palabra embargo, me trae malos recuerdos, como la vez que llegó la fuerza policial a la casa de mi mejor amigo y se llevaron todos los muebles, incluyendo el televisor, el ordenador y la lavadora, además de una cámara fotográfica de mi propiedad, lo que me tuvo de cabezas en el juzgado intentando recuperarla.
Sin los “peros” ni los “sin embargos”, tuve que echar mano a los “aunque”, mas si debo ser honesto, debo decir que mis oraciones fueron perdiendo precisión, de modo que, fui experimentando con otras expresiones, como quien experimenta con muchas mujeres para saber si es buen amante. A propósito, siempre me han intrigado los hombres que lo hacen, a pesar de que en un artículo que leí tiempo atrás decía que se trata de inseguridad personal, y necesidad de confirmar su identidad masculina.

Así, a los “aunque”, los siguieron los “no obstante”, los “a pesar de”, los “en circunstancias que” y varias otras expresiones, que al igual que las muchas amantes, en el caso de los hombres inseguros, las fui usando, dejando de lado y olvidando. Debo reconocer que me costó recuperarlas, al igual que la cámara fotográfica en el juzgado, y que cada cierto tiempo, cuando las requiero, están allí, a mi disposición, a diferencia de las amantes, que una vez que las abandonas por otra, difícilmente te vuelven a aceptar.

5 Comments:

Blogger Angélica said...

Me divierten tus "peros", tus "sin embargos", tus "aunques", tus "no obstantes", tus "en circunstancias", y tus etceteras...

Me has sacado una buena sonrisa con tu cuento...

mar. ene. 31, 03:18:00 p. m. 2006  
Blogger Tramontana said...

Está simpático tu narración.

mié. feb. 01, 07:52:00 p. m. 2006  
Blogger cieloazzul said...

ays... me he tomado un alegre compás de sugerencias:) jajaja... me robaré algunos "peros" y unos pocos "sin embargos" por aquello de que un día me levanten lo que me ha costado... y de aquello de los "aunque" que tienen que ver con mi sitio de mujer ( sin sentirme una amante varia de un hombre inseguro) los dejaré para casos de extrema urgencia..;)
que sitio mas lindo!
me encantó:)

jue. feb. 02, 02:15:00 a. m. 2006  
Blogger Xime said...

La gracia de sobreabusar las palabras es que, cuando uno se da cuenta, las cuida con cuentagotas. Sería interesante, como ejercicio, que hicieras un texto lleno de "peros", por ejemplo. Que cada oración contuviera uno, y fuera un texto cortito, jocoso y contradictorio. ¿O no?

Un beso cronopio.

jue. feb. 02, 11:14:00 a. m. 2006  
Blogger El Navegante said...

Soy un escritor incipiente, sediento de parender a hacerlo dignamente.
Grata sorpresa al encontrarme por aquí con una fuente de buenos consejos y comapritr tal vez esta maravilliosa experiencia de "sacar afuera", co toda la voz que tengo, como decía un tango.
Un abrazo.

jue. feb. 02, 08:43:00 p. m. 2006  

Publicar un comentario

<< Home